Lunes, 22 de julio de 2013


Esta discusión pertenece a un artículo de Will Irwin, en el cual relata que él era un periodista que vivía en Nueva York en la época del terremoto de San Francisco, en 1906. El impacto de las noticias le afectó, porque su familia vivía en esa ciudad, situada a tres mil millas de distancia, y él no podía ir a buscarles. Los informes diarios de las condiciones de la estremecida ciudad, le causaron cierto estado mental peculiar durante cuatro días en los cuales escribió con esmero, por cien horas, los detalles exactos de lo que estaba ocurriendo en San Francisco.


En primer lugar, debemos comprender que el Sr. Irwin había vivido en San Francisco, y la ciudad le era completamente familiar. Él admite que esto es correcto. Los nombres de todas sus calles, parques públicos, edificios importantes, actividades diarias, etc., le eran totalmente familiares y estaban registradas en su perfecta y completa memoria de la mente subjetiva. La conmoción de las noticias y el temor relacionado con sus seres queridos, indudablemente afectaron su cerebro objetivo y su consciencia, lo mismo que puede afectar un golpe en la cabeza, o una caída y lesión de ésta. El resultado fue que él entró instantáneamente en un casi perfecto estado subjetivo.


En este estado le fue fácil ahondar en el depósito de su memoria, y extraer los nombres de cada calle, edificio, o la personalidad que fuese. Del mismo modo, estando en el estado subjetivo, fue poniéndose más o menos en armonía con el Cosmos e iba recibiendo de él las impresiones, las imágenes, de lo que estaba sucediendo en la ciudad distante.

 



Con la combinación de las impresiones llegadas del Cosmos y su habilidad para profundizar dentro del depósito de la memoria para obtener nombres y hechos adicionales que presentar en las historias que estaba escribiendo, encontramos que el Sr. Irwin en estos cuatro días llenaba los requisitos para escribir buenas informaciones sobre las condiciones de San Francisco. El hecho de que él no se fatigara después de cien horas de estar escribiendo, es una prueba que confirma que estaba en una condición que era más subjetiva que objetiva.


Con frecuencia, hay personas quienes se lesionan por un golpe en la cabeza o en otra parte, siendo arrojadas a una condición similar, y su conversación irregular visiblemente indica que ellas están explorando dentro de la fuente inagotable de su memoria, tomando hechos desconectados y revelándolos de una manera inasociada.


Condiciones Psíquicas Extraordinarias

Durante los temblores terráqueos han habido en California extraños incidentes, porque no solamente hacen sufrir a muchas personas una declinación completa del racionalismo objetivo y volverse completamente subjetivas, de modo que siempre olvidan sus nombres, direcciones y los nombres de sus seres amados, sino que algunas de ellas se encuentran con otra peculiar condición psíquica como resultado de extrañas condiciones magnéticas que siempre acompañan a un terremoto.


Usted debe recordar que un temblor de tierra no es totalmente una condición física. Los científicos pueden hablar acerca de que debajo de la tierra algunas de las montañas subterráneas de piedra o granito se mueven o deslizan, y eso causa un movimiento en la superficie de la tierra, pero hay alguna otra razón la cual ocasiona los movimientos de las piedras. Esta otra condición es a menudo magnética o eléctrica, una que afecta las auras y las condiciones psíquicas del ser humano que está muy armonizado.


Algunas personas notablemente desarrolladas psíquicamente, se encontraban en profundos estados psíquicos antes del terremoto, y permanecieron en este estado por dos o tres semanas. Durante aquel tiempo, escribieron cosas maravillosas, pintaron bellísimos cuadros o tocaron música extraordinaria. Sé de muchos casos en que algunas personas estuvieron en extraños estados psíquicos que duraron muchos años.

 


18 de abril de 1906 - San Francisco


Durante este tiempo, ellas podían hablar dos o tres idiomas que nunca habían estudiado, y que no habrían hablado la mañana del terremoto. Por otra parte, algunas gentes se afectaron en tal forma, que no solamente olvidaron sus nombres y personalidades, sino que olvidaron algunos de los idiomas que sabían o algunas de las artes que dominaban.


Las extrañas causas cósmicas de los temblores de tierra nunca han sido completamente investigadas, ni lo han sido las relaciones de estas causas cósmicas con las condiciones psíquicas del hombre. Aquí hay una oportunidad para que algunos de nuestros miembros avanzados exploren exhaustivamente esta materia y nos proporcionen en el futuro algunos hechos interesantes.

 

Por el Dr. H. Spencer Lewis, F.R.C.
Revista El Rosacruz A.M.O.R.C.
Septiembre de 1980 


Publicado por cutronio @ 22:37  | Ciencia
 | Enviar