Domingo, 25 de noviembre de 2012



El círculo grande representa el macrocosmos, al Universo como un todo completo, sin principio ni fin. El triángulo dentro del círculo es el símbolo de la perfección que representa la ley de la dualidad, las fuerzas binarias que se combinan para producir toda manifestación en la naturaleza. El círculo más pequeño, con las figuras humanas, representa al microcosmos, el pequeño mundo del cual forma parte la humanidad. Está gobernado por las mismas leyes que el macrocosmos, del cual forma parte.


El cuadrado simboliza estabilidad e indica que toda conducta humana que esté en armonía con los principios del macro y microcosmos, es justa y conduce a una vida tranquila.


Otros símbolos geométricos que se observan en la escena alegórica nos dicen que las leyes del universo son verdades ordenadas y tan seguras como los axiomas de las matemáticas.


El problema de la cuadratura del Círculo ha sido descartado por geómetras y matemáticos; pero ellos no se han percatado de que es realmente un planteamiento metafísico.


Sin embargo, en la forma piramidal hay una clave, pues el perímetro de la base cuadrada de la pirámide es igual a la circunferencia cuyo radio es igual a la altura de la pirámide.


Los ocultistas han establecido que el numero 12 cuadra al círculo, lo cual es una demostración metafísica y no matemática.


El círculo es el símbolo de la unidad, de aquello que nunca tuvo principio ni fin, en consecuencia, el primer principio. Es también, en cierto sentido, la trinidad, particularmente la del triángulo incluido dentro del círculo. El cuaternario del círculo es entonces este principio expresado en una cuádruple manifestación. La Svástica nos da la clave del proceso del cuadrado. El círculo representa el principio indiferenciado en cualquier plano que el pueda ser y en algunos casos también los principios eléctricos y magnéticos constituyendo la forma triangular.


Cuando comienza el proceso de emanación vemos al círculo actuando en 4 direcciones diferentes, particularmente a través del magnetismo (-) y electricidad (+).


Por lo tanto los dos principios afloran en su cuádruple manifestación. En el plano físico, tenemos Tierra, Agua, Fuego y Aire procediendo de la trinidad. ( El fuego es electricidad positiva, el agua negativa; el aire es el magnetismo negativo y la tierra es positivo ).

 


De esta manera la Svástica representa cuatro brazos procediendo de un punto central, en el cual tenemos la emanación de los principios eléctricos y magnéticos, para dar expresión a los 4 principios. Por consiguiente, esta es la cuadratura del circulo, esta es la cuádruple manifestación de la unidad, expresándose a sí misma a través de la cuádruple manifestación.


De esta manera tenemos al Espíritu auto manifestándose en 4 principios densos. Este es un aspecto de la cuaternariedad del círculo. La cuadratura del círculo que el principio uno se diferencia para formar la cuádruple manifestación.


La cuadratura matemática del círculo es el numero 12, que es 4 veces 3; en otras palabras 3 X 4; 3 en 4 direcciones opuestas. Pero 3 es el símbolo de la trinidad; representa la ley de los opuestos sumergida en la ley del balance.


La Trinidad, por tanto, representa el principio indiferenciado de lo positivo y lo negativo, o más propiamente, los principios eléctricos y magnéticos conectados, pero indiferenciados.


Cuando se representa el cuadrado, Tierra, Agua, Fuego y Aire, tenemos la cuádruple manifestación de la Trinidad expresándose en sí misma en 4 direcciones diferentes. La Trinidad tomada 4 veces da el numero 12. Igualmente, en todos los demás planos de la naturaleza, la creación ha sido la expresión de la cuadratura del círculo. Ha sido la manifestación de la trinidad en su cuádruple manifestación.


La cuadratura del círculo es también el descenso del Espíritu dentro de la materia. Cada manifestación ha sido el resultado de su cuadratura. Quien haya aprendido el arte de saber cómo expresar la trinidad en su cuádruple manifestación conoce el arte de la alquimia y de la magia. Es como saber hacer descender la alta trinidad dentro del bajo mundo por razón de la separación de lo positivo y lo negativo y de los principios eléctricos y magnéticos. Cuando alguien ha aprendido a hacer esto, ha dominado el Gran Trabajo y la Gran Obra.


Para los alquimistas, este problema concernía a la significación de los dos grandes símbolos cósmicos; el del cielo ( círculo ) y el de la tierra ( cuadrado ) . Es una coincidencia de los dos contrarios, pero no entendida como yuxtaposición ( la cruz ), sino como identificación y anulación de los dos componentes en síntesis superior. Se trataba de obtener la unidad de lo material y de la vida espiritual por encima de las diferencias y oposiciones del cuatro y del cuadrado.


Otro procedimiento para obtener la cuadratura, fue refundir los dos cuadrados, en cuyo interior se inscribía el círculo, lo que da por resultado un octágono, el cual puede considerarse, geométricamente y simbólicamente, como el estado intermedio entre el cuadrado y el círculo.


Pero esto no simbolizó nunca el opus ( el logro místico de la identificación de los contrarios ); pero si la vía de purificación del cuatro y el cuadrado ( tierra, materia, razón, elemento femenino ) para alcanzar el círculo ( perfección, eternidad, espíritu ). Por esa razón muchos baptisterios y cúpulas de la Edad Media son octagonales.

 


La circulación del cuadrado

La manifestación de la cuaternidad puede revertirse y todo lo manifestado vuelve a la trinidad; en otras palabras, tierra, agua, fuego y aire, y todo el mundo físico puede convertirse en electricidad y magnetismo, junto con el éter indiferenciado.


Este fenómeno consiste en la inhalación, la abstracción del principio manifestado, de forma que regresa al estado inicial. Es el retorno a la unidad. Quien haya aprendido esta lección, quien haya dominado este problema, sabrá como sobreponerse a los obstáculos materiales y hará de ellos una manifestación del espíritu. El Vedanta dice que la creación es un proceso de la Consciencia Cósmica, la cual se manifiesta como el Universo.


Explica que la creación tiene ciclos de expansión y de contracción, retornando a su primera Causa, estableciéndose una cadena sin principio ni final. Cuando el universo se disuelva, los elementos serán absorbidos dentro de Brahman, su primera causa. El elemento más denso, la tierra, se asumirá en el agua, ésta será ahogada por el fuego, el cual será absorbido por el aire y el aire desaparecerá en el espacio, hasta que todo se funda en Brahman. Así el Universo entra en la noche de Brahman y espera la aurora en la que comenzará a emerger nuevamente.

 

Extracto del libro “Las Figuras Geométricas y su Simbolismo” 
Pedro Raúl Morales F.R.C.  


Publicado por cutronio @ 21:17  | Ciencia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios