Lunes, 22 de octubre de 2012


Naturalmente, todo aquel que tiene necesidad de algo cree que está calificado y tiene derecho a recibir ayuda del Cósmico. Creo que lo más difícil del mundo que podamos comprender es porqué nosotros, o cualquier otra persona, no recibimos ciertos dones Cósmicos. Ante todo, estamos cegados por la presión y la influencia de nuestras necesidades. Nuestros deseos o las exigencias que se nos hacen se convierten en elementos descollantes y dominantes de nuestro pensamiento, y somos parecidos a los niños que creen que el menor deseo nuestro por alguna cosa debe quedar satisfecho. Creemos que el mero hecho de que haya una necesidad o un deseo, es suficiente en sí mismo para garantizar una petición nuestra por la cosa deseada.


Desde el punto de vista del Cósmico, esto no es correcto ni verdadero. El deseo de algo y hasta una gran ansiedad por algo, no constituyen una verdadera necesidad; y aun aquellas cosas que creemos que necesitamos verdaderamente desde todo punto de vista humano, pudieran no ser verdaderas necesidades cuando se las considera desde el punto de vista Cósmico. Con frecuencia recibimos correspondencia de personas que nos dicen lo que ellos creen que necesitan o lo que ellos exigen o piden al Cósmico, y nos piden consejos para que les expliquemos cómo pueden obtener una demostración del Cósmico.


Cuando nos sentamos a considerar los breves incidentes de esas vidas y las condiciones que rodean sus presentes circunstancias, y luego leemos la descripción de lo que ellos tratan de obtener, y finalmente tomamos nota de lo que piden al Cósmico como necesidad, vemos claramente que las cosas elegidas por muchas de esas personas como si fueran necesidades, no lo son en absoluto. No son sino invenciones de la mente humana basadas en razonamientos ilógicos y en una falsa comprensión de las condiciones verdaderas. La mayoría de las peticiones en este sentido, incurre en un error tan grande como el deseo que tenían muchas personas hace años de adquirir drogas o sedantes químicos para cualquier pequeño dolorcillo, en vez de buscar un tratamiento o un ajuste en la vida que corrigiera la causa del dolor.


Una cosa es cierta, y es que nosotros mismos raras veces somos el mejor juez de lo que necesitamos. Mientras no estemos debidamente adiestrados para pensar y comprender la ley Cósmica, no seremos capaces de decidir si podemos aconsejar al Cósmico en lo que debe hacer, o dejarlo todo a la discreción del Cósmico. Cualquier persona que tenga necesidad de algo, con abundante fe en Dios y en el Cósmico para la comprensión de todas las cosas, puede creer que tiene que decirle a Dios y aconsejar a Dios y a los poderes Cósmicos acerca de lo que esa persona necesita y por qué lo necesita y cómo debe satisfacerse esa necesidad. Con semejante actitud esa persona naturalmente cierra la puerta a toda ayuda Cósmica que desee.


Hoy, millones de personas creen que lo que necesitan por encima de todo es dinero. Hay, por otra parte, otro grupo pronto a levantarse y decir que no es dinero lo que desean, sino cierto tipo definido de empleo con el cual pueden ganar dinero. Con toda franqueza dirán con cierto orgullo que no quieren limosna, que no quieren un donativo de dinero, que no quieren que les pongan algo en el bolsillo, que no buscan consejo, sino que quieren una verdadera oportunidad de trabajar y de ganar con el sudor de su frente hasta el último centavo que necesitan. Pero veremos que esas personas declaran muchas veces, de manera precisa, cuál es la oportunidad que quieren que se les ofrezca, y qué clase de empleo necesitan, y cómo y cuándo y dónde. Estos están tan equivocados en sus peticiones como si estuvieran sentados en su casa o echados en una hamaca bajo las palmeras de Florida, gozando de las brisas marinas y esperando que una nube Cósmica se cierna sobre ellos y les arroje en los brazos un saco de dinero. Están tratando de decirle al Cósmico cómo es que debe ayudarlos.


El hombre que en el pasado ha estado empleado en cierta clase de trabajo, en el cual cree que es muy competente, y por medio del cual se ha ganado bien la vida anteriormente, pide ahora al Cósmico que lo reponga en la misma clase de empleo, o lo ponga en contacto con la misma fuente de entradas, y con ninguna otra. El hombre que con facilidad o con gran dificultad y trabajo, ha ganado un sueldo en cierto tipo de actividades, cree que el Cósmico debe abrirle en ese mismo canal una buena oportunidad para continuar.


No se les ocurre a esas personas que una parte de la razón de los cambios que ahora se efectúan en la vida de muchos, y parte de la causa de su falta de empleo, puede ser una tentativa por parte del Cósmico para forzarlos a cambiar la clase de su empleo. Pudiera ser para llevarlos a adoptar otra manera de ganarse sus entradas. Por lo tanto, con su insistencia en regresar al mismo canal o a emplear los mismos medios, sin buscar otros, y manteniéndose firmes contra un posible contacto con otros medios de ganarse la vida, están combatiendo las libres actividades del Cósmico; están impidiendo la realización de la cosa que precisamente están buscando.


Para recibir ayuda Cósmica uno debe estar perfectamente con la mente libre, y conceder a Dios y al Cósmico no solamente una omnipotencia hipotética y una sabiduría universal, sino concederles también un completo abandono de nuestra interferencia personal. Uno debe permitir a Dios y al Cósmico que se mueva en sus propias vías misteriosas para producir los resultados deseados, y por lo tanto uno debe estar listo para ceder a todo impulso que sea bueno y aceptar toda corazonada y toda sugerencia que pueda venir de adentro o de afuera. Sólo de esta manera puede el Cósmico realizar no solamente los grandes cambios que ahora se efectúan para el mejoramiento del hombre, sino los cambios necesarios para que el individuo se beneficie en su evolución personal.

 

H. Spencer Lewis, Ph. D., F. R. C.  


Publicado por cutronio @ 20:52  | Alquimia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios