Domingo, 07 de octubre de 2012


Muchas veces me pregunto si un estudiante ocasional de estos asuntos sabe qué es lo que llamamos centros psíquicos. La mayoría de esos estudiantes piensan inmediatamente en el plexo solar, porque este es el que con mayor frecuencia mencionan los conferencistas poco informados y los preceptores semejantes, desde el tablado público. Pero el plexo solar no es, en absoluto, uno de los verdaderos centros psíquicos. Hay en realidad siete centros psíquicos de importancia, y el plexo solar no está incluido en este número, en ninguna de nuestras consideraciones. Yo sé que si tratamos de decir esto a un estudiante esotérico cualquiera, este se asombrará o se pondrá escéptico; por eso es que declaraciones rotundas, como esta, deben hacerse cuidadosamente y con la debida consideración, en vista del progreso del individuo.


Ante todo, comencemos con la tiroides, situada en el cuello, donde se supone que está la simbólica manzana de Adán. En algunas personas esta es muy prominente, no porque la tiroides sea grande sino porque las partes que la rodean o glándulas asociadas, relacionadas con ella, se han agrandado ligeramente y son de substancia física muy dura. La glándula tiroides propiamente dicha afecta muchos de los hábitos físicos y mentales del individuo. Parece que tiene su mayor efecto sobre las acciones y reacciones mentales y, por lo tanto, afecta las reacciones físicas de los músculos y órganos del cuerpo que tienen una función definida.

 


Tiroides


Cuando algo anda mal con esta glándula tiroides, parece que hiciera más
lentas las reacciones mentales. En realidad, produce una especie de pereza o pesadez mental, que se asemeja a la idiotez o a la perversión mental. Así, se ha comprobado con frecuencia que los criminales que parece que no tienen una reacción o comprensión mental rápida y completa de sus acciones, tienen anormalidades en la glándula tiroides; mientras que las personas que son rápidas y agudas en sus reacciones mentales, tienen una glándula tiroides normal. Psíquicamente, la tiroides actúa como una especie de control de velocidad en el intercambio de impresiones objetivas y subconscientes. No es ella el sitio donde esas impresiones verdaderamente cambian o pasan de lo objetivo a lo subconsciente, o viceversa, pero la rapidez con que se efectúa ese cambio está controlada por esta glándula.

 


La glándula pineal situada en el centro de la cabeza, inmediatamente encima del nivel de la parte superior de las orejas, es el órgano importante para trasladar las impresiones desde lo subjetivo hasta lo psíquico y es en realidad el transformador que conecta y traslada la inteligencia desde la consciencia psíquica hasta la consciencia objetiva. Cuando esta glándula está muy desarrollada o más desarrollada de lo corriente en la niñez, tenemos lo que se llama un niño precoz. También da por resultado un niño que recuerda con facilidad y trae a su consciencia objetiva presente muchas de las impresiones de su encarnación anterior. Así, este niño puede mostrar, en edad temprana, una facultad o habilidad muy desarrollada para los idiomas, las matemáticas o las ciencias. Un desarrollo deficiente de esa glándula produce un niño de intelecto pobre y de escasa memoria, sus reacciones serán defectuosas y la inteligencia será lenta y torpe. Cuando es de tamaño corriente, requiere algún desarrollo para ayudar al funcionamiento psíquico debido, de la naturaleza espiritual del hombre.

 


 

La glándula siguiente, de importancia como centro psíquico, es la que llamamos la pituitaria. Está situada inmediatamente debajo del cerebro, en el centro de la cabeza, más o menos a nivel con el centro de las orejas, o ligeramente por encima. Este pequeño Órgano tiene que ver con el desarrollo físico del cuerpo, más que con ninguna otra cosa. Su importancia psíquica estriba en que mantiene una relación armoniosa entre las fuerzas psíquicas del cuerpo y las fuerzas espirituales, en su reacción recíproca, para producir la regeneración de las células y tejidos desgastados, y para el mantenimiento de lo que llamamos el armonium en el organismo. El funcionamiento debido de este órgano ayudará mucho en la curación inmediata de las enfermedades y en la destrucción de los gérmenes extraños o de los elementos inarmónicos que se introducen en el cuerpo. El desarrollo excesivo de este órgano, o un estado que permita un funcionamiento exagerado, hace que el cuerpo crezca con demasiada rapidez y produce personas muy grandes, de estatura gigantesca o mayor de lo común. Por otra parte, el funciona miento subnormal de esta parte del cuerpo produce enanos o una deficiencia en la estatura.


Justamente detrás de la glándula tiroides, en el cuello, están las paratiroides unidas, que funcionan como un regulador de flujo de vibraciones entre el sistema nervioso simpático y el espinal. Estas paratiroides suavizan el dolor y tienden a igualar la distribución de las vibraciones psíquicas y físicas del cuerpo humano, para establecer entre ellas un estado armonioso. Es aquí donde comienzan las primeras etapas de un entonamiento Cósmico, pues a través del funcionamiento de las paratiroides el aura del cuerpo físico ajusta las frecuencias de sus vibraciones para que estén en armonía con la frecuencia Cósmica de vibraciones. Este centro combinado también debe ser avivado por medio de experimentos psíquicos.

 


El siguiente centro psíquico importante es el que llamamos glándula timo. Esta glándula tiene un funcionamiento importante en el período de la niñez. Es el centro que primera mente atrae el cordón de plata del alma y trae al cuerpo el alma que rondaba en torno a la madre inmediatamente antes del nacimiento del cuerpo infantil. Después que el alma ha entrado en el cuerpo y lo que místicamente se llama el cordón de plata está dentro del pequeño cuerpo, esta glándula del timo disminuye mucho de tamaño. El cordón de plata entra en contacto con todos los centros psíquicos, especialmente a medida que se desarrollan. Por medio de este cordón se mantiene siempre una conexión entre el cuerpo y el alma, o entre el cuerpo y el yo psíquico.

 


El centro siguiente es el que llamamos el páncreas. Este es el centro y el asiento del producto llamado insulina, que es tan necesaria en el cuerpo físico. Las funciones de esta glándula son ordinariamente muy anormales en las personas que han dejado sin desarrollo a su yo espiritual y a su yo psíquico. Mientras esto no se corrija y comiencen las actividades, no habrá una fusión perfecta de los poderes psíquicos, espirituales y físicos de todo el cuerpo y el ser del hombre.

 


El séptimo y último de estos centros es el que se llama las suprarrenales. Este es el centro importante de nuestras emociones y muchas veces se confunden las actividades de este centro con las del plexo solar. Las suprarrenales están situadas detrás del páncreas, y ambas (las suprarrenales) están situadas encima de cada riñón. Aquí nuestras emociones, nuestros pensamientos concentrados y los impulsos Cósmicos afectan nuestro sistema nervioso simpático y se trasmiten como efectos mentales o físicos, y aumentan su poder dinámico para manifestarse fuertemente en nosotros. Este centro se desarrolla mucho tan pronto como los otros centros comienzan su desarrollo. Por esto es que el místico verdaderamente desarrollado llega a ser vivamente sensitivo con todos los dolores y tristezas del mundo, así como también con sus alegrías.


Sabemos que es un hecho notable de la historia que no solamente Jesús, sino todos los Grandes Maestros, lloraban libremente y reían libremente. Esto se debe a que el centro emocional acciona y reacciona libre y completamente y da al yo espiritual y físico todas las sensaciones emocionales necesarias para gozar la vida con la mayor plenitud. Cuando este centro está subdesarrollado o se le permite quedar inactivo, tenemos una persona fría, falta de simpatía, indiferente, y por lo tanto, frecuentemente debajo de lo normal mental y físicamente. Este estado hace que tales personas estén no solamente faltas de afinación con el universo, sino que muchas veces son de naturaleza cruel y pueden ser capaces de crímenes y de acciones faltas de simpatía e inhumanas.


Cuando este centro está excepcionalmente desarrollado debido a algún exceso peculiar de funcionamiento en sus actividades, la persona es altamente sensitiva a toda clase de impresiones, pero muy rara vez este centro llega a estar súperdesarrollado después de la pubertad. En casi todos los casos en que este centro está excesivamente desarrollado en un adulto, se ha comprobado que está súperdesarrollado desde el nacimiento, debido a algún estado tenso altamente emocional por parte de la madre, antes del nacimiento del niño.


Así, pues, hemos repasado los siete centros importantes, y otra vez comprendemos cuán necesarios son para el debido funcionamiento del hombre completo y perfecto.

 

Dr. Harvey Spencer Lewis, F. R. C.  


Publicado por cutronio @ 15:31  | Misticismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios