Domingo, 16 de septiembre de 2012


Tenemos una noticia que procede de "Universal Service” de Londres, compilada por ellos como un anuncio científico importante. La noticia dice que ciertos científicos han inventado un instrumento que ha sido probado por los sabios de Gran Bretaña, que revela la existencia y el movimiento de ondas o radiaciones invisibles que han llamado "ondas Z". Según estas investigaciones científicas que originalmente fueron iniciadas por un sabio alemán, se ha visto que cuando un fotógrafo ha retratado a una persona viva, la placa fotográfica contiene y trasmite a la impresión fotográfica, radiaciones y emanaciones del aura humana que son invisibles al ojo humano. Estas pueden hacerse visibles en la impresión fotográfica y medirse en esa impresión gracias a los delicados instrumentos recién inventados.


Esto se ha anunciado como un gran descubrimiento, y sin embargo, es algo que los Rosacruces han probado y demostrado en su laboratorio de Nueva York, en 1917. La fotografía ha figurado siempre en nuestros experimentos de laboratorio. Hemos probado, en muchas fotografías que hemos hecho del aura humana, que esta puede quedar registrada en la placa y en la impresión fotográfica, y puede verse a través de ciertas lentes. No nos referimos a vidrios de color ni vidrios teñidos que se supone que dejan ver los colores del aura, pero sí nos referimos a vidrios de aumento, especialmente aquellos que aumentan y revelan ciertas ondulaciones del éter que rodea a las personas cuando se las fotografía mientras están en entonamiento Cósmico o en estado de concentración psíquica. (Este equipo no se encuentra ordinariamente en el comercio).


¡Pero el rasgo adicional y maravilloso que se narra en el anuncio es que cuando la persona retratada deja de vivir en la tierra y pasa por su tránsito, las vibraciones u ondas Z que aparecen en la fotografía dejan de existir inmediatamente! Además, se dice que examinando la impresión fotográfica y el negativo, es posible decir si una persona está viva todavía o no.

 


La mayoría de ustedes, y especialmente aquellos que no han estudiado este asunto y son escépticos acerca de estas cosas, probablemente dirán que comprenden que las vibraciones del cuerpo humano, si es que existen, puedan ser fotografiadas de manera que queden registradas las ondulaciones u ondas, en un papel fotográfico supersensitivo. Dirán que si esas ondas existen y se fotografían, siempre permanecerán en la impresión, lo mismo que el retrato de la persona que también permanecerá allí, sin que tenga nada que ver que la persona haya pasado o no por su tránsito. Tenemos retratos de personas que han pasado por su tránsito desde hace tiempo, y en nada de lo que puede ver el ojo ordinario se observa cambio alguno en el retrato desde que ocurrió el tránsito de la persona. Por lo tanto, los escépticos argüirán que el tránsito de una persona no puede afectar una impresión fotográfica, que pudiera estar en ese momento a centenares o millares de kilómetros de distancia. Sostendrán que una vez que las ondas u ondulaciones han quedado registradas en la impresión fotográfica y han quedado químicamente fijadas en ella, nada suprimirá esas vibraciones, a no ser las substancias químicas. En cierto sentido, el razonamiento de esos escépticos es correcto. Pero su razonamiento no es lo suficientemente profundo, porque no están familiarizados con muchos de los hechos científicos de la vida. Cuando esas personas piensan acerca de substancias químicas o hablan de ellas, tienen en la mente la forma concreta y material de substancias como las que ven en frascos o botellas de un laboratorio químico. No han pensado en los agentes químicos invisibles que hay en el espacio; no tienen idea de que todas las substancias químicas y minerales que se ven en el laboratorio no son más que el estado desarrollado de substancias químicas invisibles, que en forma electrónica y vibratoria existen en el espacio. Todas las substancias químicas son originalmente vibraciones, y esas vibraciones son tan poderosas como lo es su forma material después que átomos y moléculas se han unido. Por lo tanto, una impresión fotográfica o cualquier otra cosa, puede quedar químicamente afectada por las vibraciones de las substancias químicas, de la misma manera que lo serían por la forma material de esas substancias. Uno de los sabios asociados a este descubrimiento dice en el informe procedente de Londres:


“La vida, o específicamente, el cerebro humano, emite un tipo especial de onda, lo mismo que una emisora de radio".


"Estas ondas vitales humanas u ondas Z, se trasmiten a la placa fotográfica y se fijan en ella, como los fotones del sol, que también alteran la placa”.


"Podemos medir estas ondas de vida. Por medio de instrumentos, estas ondas se amplifican y se hacen visibles en su movimiento”.


"Este movimiento mide, en el aparato, entre media pulgada y tres pulgadas. Mientras el sujeto de la fotografía está vivo, el movimiento de las ondas es también muy vivo. Desde el momento en que la persona fallece, por distante que esté, las ondas vitales u ondas Z dejan de emanar de la placa. El aparato está basado, primero, en radiaciones; segundo, en el magnetismo; tercero, en la electricidad estática; y cuarto, en la corriente eléctrica. No hay en él nada psíquico ni misterioso. Es el resultado de una nueva aplicación de las leyes de la ciencia".

 


Así, pues, parece que la ciencia está tratando de revelar una gran verdad que ha sido negada desde hace tiempo, y sin embargo, al mismo tiempo quiere justificarse de sus argumentos anteriores diciendo que no hay nada psíquico en esto. Emplean la palabra psíquico como si fuera algo contrario a la ciencia o algo que nada tiene que ver con la verdad científica. Mucho me temo que esa es una idea bastante común entre el populacho. Millones de personas creen que cuando tratamos de cuestiones psíquicas estamos tratando de cosas sobrenaturales, que no son científicas y no tienen relación con las verdades científicas. En realidad, la persona corriente parece que creyera que un suceso psíquico de cualquier clase es contradictorio con la ciencia o es una excepción de las leyes científicas. Mientras el mundo tenga esta opinión común de las cuestiones psíquicas y de los principios psíquicos, los investigadores tendrán que luchar contra la ignorancia y las tinieblas.


Es solamente por medio de enseñanzas imparciales como podemos llegar a comprender que los verdaderos principios psíquicos son también verdades científicas. No hay contradicción entre los principios psíquicos y los científicos.


Naturalmente, muchas escuelas tontas de falsas filosofías están divulgando en estos tiempos la idea de que las cuestiones psíquicas son excepciones de todas las leyes fundamentales y son verdaderos milagros de la naturaleza. Esto está provocando más confusión y más ideas erróneas en la mente popular, que la ignorancia de cualquier otra clase.


Pero subsiste la gran verdad de que la ciencia está ahora probando que las emanaciones del cuerpo humano pueden quedar registradas. Están comprendiendo que existe una sintonía entre estas vibraciones y las cosas en que quedan registradas, la cual sintonía persiste hasta el momento del tránsito corporal. Cuando las vibraciones del cuerpo humano dejan de existir, su supresión tendrá un efecto sobre todas las cosas en que hubieren quedado registradas.

 

Dr. Harvey Spencer Lewis, F. R. C.
Año ?


Publicado por cutronio @ 11:54  | Ciencia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios