Mi?rcoles, 05 de septiembre de 2012


El primer gran filósofo del mundo occidental en la era precristiana fue Sócrates. Su nombre es sinónimo de sabiduría y humildad en la historia de la civilización occidental. La misión de Sócrates fue establecer la objetividad de la verdad y de la moralidad frente a la oposición Sofista. También equiparó él la virtud con el conocimiento. Creía que “toda la virtud es una”. La virtud es el conocimiento del bien. Se puede enseñar la virtud. El conocimiento tiene el poder de hacernos buenos. La ignorancia es vicio.


Podemos vencer la ignorancia con el conocimiento. El puso gran énfasis en la definición. Una buena definición lógica nos aclara los conceptos.


La historia de la vida de Sócrates tiene que obtenerse de estas tres fuentes:

 

(1) Platón, o sea su discípulo: Diálogos Socráticos, esto es, Critón, Fedón, y la Apología;

(2) el drama  ¨Las Nubes ” del comediógrafo Aristófanes

(3) los Dichos Memorables de Sócrates de Jenofonte.

 

Sócrates no escribió nada él mismo. De todos estos escritos, el mejor retrato posible del hombre y de sus grandes enseñanzas la obtenemos de los memorables Diálogos de su celebre discípulo Platón.


Es interesante el relato de la vida de Sócrates. Fue hijo de un escultor y de una partera. Era pobre pero nunca anduvo en pos del dinero. Un poeta cómico escribió de él lo siguiente: “Detesto a Sócrates, quien ha pensado en todo, ignorando sin embargo, el problema de cómo proveer alimento para él y su familia.” Quería vivir como un pensador y tenía un extremo menosprecio por los valores temporales de la vida, tales como la riqueza, la fama, el poder y la posición social. Se casó a una edad avanzada con Jantipe, a quien las leyendas populares presentan como el prototipo del mal genio...

 Sócrates y Jantipe, por Van Everdingen


Pero en los Diálogos de Platón no hay nada que pueda sugerir todo esto. Jantipe “no es peor que cualquier otra mujer carente del dominio de sus emociones, y que no tenga poder para penetrar en la mente de su esposo”.


Sócrates no sólo tenía valor mental, sino que también físicamente era bravo y valiente. Hasta la edad de cuarenta y siete años estuvo interesado por el estudio de las ciencias físicas y naturales. Más tarde se interesó en el estudio de los problemas humanos. El mismo nos dice: “Cuando joven, tenía una pasión asombrosa por la rama del saber llamada ciencias naturales, para conocer la causa de las cosas, por qué vienen a ser, por qué se destruyen, por qué existen.” Dice además que corrió el riesgo de perder “el ojo del alma”. “Temo que mi alma pueda volverse ciega del todo si veo las cosas con los ojos o trato de captarlas con los sentidos...” Eran necesarios otros métodos para buscar la Verdad de lo que es (Fedón f96).


De aquí que Sócrates se dedicara al estudio de la naturaleza del alma del hombre y el verdadero destino que éste debía buscar. Creía que debemos revisar las opiniones que nos son presentadas y cernir los hechos para luego recoger el grano de “verdad que haya allí.” Creía en el poder de la razón como el solvente de nuestras dificultades, por lo cual iba por Atenas persuadiendo a todos a prestar su primer y mayor cuidado a la perfección de sus almas y no pensar, hasta que hubieran hecho eso, en la riqueza, el poder, el cuerpo, etc. La Virtud no viene de éstos y toda cosa buena que posee el hombre, pública o privadamente, emana de la virtud…


Sócrates era sabio por saber que era ignorante. Otros parecen ser sabios cuando no lo son. La naturaleza del Método Socrático es muy efectiva para traernos la verdad. No se asombraba u horrorizaba Sócrates con las opiniones extrañas que los hombres tenían de las cosas, y era intrépidamente franco en sus discusiones con los demás.

 

El consejo que impartía Sócrates

Su consejo a los hombres nos la ha dejado bellamente condensado Sir Richard
Livingstone, una autoridad en Estudios Griegos:


Pensad bien, pensad intensamente, y
pensad mucho y muy cuidadosamente.
Buscad la verdad. Confiad en que la
encontraréis.
Sed intelectualmente humildes;  
sostened firmemente vuestras
convicciones pero sin arrogancia,
y aceptad la crítica que se os haga.
Haced siempre
juicio recto y escrupuloso de vosotros mismos.
Una vida que no se examina no es digna
de la aceptación del hombre.
El hombre es un animal racional. La razón es lo divino en
el hombre.
Los hombres pueden conocer la verdad si la buscan;
la verdad tiene el
impelente poder de impartir una conducta recta.
El conocimiento es el caudal más
grandioso del hombre.


Sócrates creía en el método del diálogo. El verdadero acercamiento al saber no es por medio de libros y conferencias, sino por la conversación, la discusión, las preguntas y respuestas; dos o más personas trillando un tema hasta que la cáscara es separada del trigo. Sócrates desempeñó el papel de una partera intelectual en la labor de exponer o traer a la luz el pensamiento. Ponía a prueba cada opinión; descubría los engaños y revelaba entonces la verdad.


Esta era una ocupación muy impopular con respecto al mundo. No podemos cometer mayor equivocación que creer que el hombre común desea conocer la verdad sobre todas las cosas. Más bien desea él que le indiquen qué es lo que mejor se aviene a sus prejuicios y lo que completa o armoniza con su visión del mundo y de la vida.


Sócrates creía que su misión en la vida era poner a los hombres a pensar sobre lo bueno y lo verdadero. El creía en la objetividad de los valores. No era un mero fabricante de pensamientos o alguien que viviera en las nubes. Combinaba sus poderes intelectuales con su genio moral. Su interés en el conocimiento estaba dedicado a obtener la perfección ética.


El conocimiento no subordina la acción, pero la gobierna. Para Sócrates, no es suficiente que los hombres hagan lo que es recto, sino que deben también saber por qué lo hacen. La moralidad no es un proceso inconsciente o sin método. Saber lo que es recto y, no obstante esto, obrar mal, es difícil, si es que no es imposible. Toda excelencia moral en el fondo es sabiduría. Una vez que se destruye la ignorancia, el poder impelente del conocimiento no puede sino impulsar al individuo a la acción correcta. El obrar mal es involuntario en el hombre inculto. Todas las diferentes virtudes individuales fluyen de un mismo centro, al que llamamos sabiduría....

 


 Muchos de los Sofistas y algunos dirigentes del partido del gobierno se sentían descontentos con Sócrates y se volvieron furiosos contra él. Querían deshacerse de él. De ahí que tres hombres, Melitos (un poeta menor), Licón (un orador del día) y Anitos (uno de los principales jefes demócratas), lo llevaron a juicio cuando Sócrates contaba setenta años de edad, acusándolo de no creer en los dioses que veneraba el Estado, así como de introducir otras divinidades extrañas y de corromper a la juventud. Tenemos el cuadro de su juicio, uno de los más famosos en la historia del mundo occidental, obra de la pluma de Platón, el devoto discípulo de Sócrates, en el célebre diálogo Apología....


Sócrates, valeroso y sin temor alguno, analiza la clase de muerte a que ha sido sentenciado por el jurado. Dice que no debe temérsele a la Muerte, la cual es una de estas dos cosas: bien un estado de total inconsciencia o bien un camino que conduce a la vida en otro mundo. Si es un dormir profundo sin soñar, es agradable. Si la muerte implica vida en otro mundo, Sócrates dice que el puede hablar allí sin que lo perturben con Orfeo, Musaeus, Hesíodo y Homero, y, ciertamente, ellos no dan muerte a un hombre por hacer preguntas. No puede haber otra delicia mayor que conversar con ellos y hacerles preguntas. Sócrates pide a la corte tan solo un favor. Dice:

 

“Cuando mis hijos crezcan, pido a vosotros, amigos míos, que los castiguéis, como yo os he mortificado, si demuestran ellos tener por las riquezas, u otra cosa, mayor interés que por la virtud; o si pretenden ser algo cuando en realidad no son nada, entonces reprobadlos, como yo os he reprobado a vosotros”.


Sócrates deja la corte con palabras que han sido por siempre grandiosas. Dice:

 

“Ha llegado la hora de la partida y todos seguimos nuestro camino;
yo hacia la muerte y
vosotros a continuar vuestra vida;
cuál es mejor, sólo Dios lo sabe.”...


Fue Sócrates el primer mártir intelectual del mundo occidental. No podemos tener una descripción mejor de él que la que nos da el testimonio de su discípulo Platón:

 

“De todos los hombres de su época que he conocido, él fue, en mi concepto,
el más sabio, el
mejor y el más justo.”

 

Por el Dr. P. Nagaraja Rao
Revista El Rosacruz A.M.O.R.C.
Marzo de 1962


Publicado por cutronio @ 20:06  | Personajes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios