Martes, 20 de marzo de 2012


Huí de la ciudad... y me interné en un pequeño bosque, como quien busca refugio lejos del bullicio mundano de la urbe. Allá fui casi sin pensar en lo que haría. Mas, ¡qué gran impresión experimenté a medida que caminaba por entre el follaje! Los árboles se inclinaban majestuosamente saludándome, y yo les daba la mano tocando sus verdes y frescas hojas. Después de haber caminado un buen trecho me senté sobre una piedra junto al tronco de un añoso árbol. Pronto me encontré contemplando los diversos matices del verdor del prado; desde la hierba que tejía una hermosa alfombra sobre la tierra, hasta las copas más altas de los árboles que se empinaban como enormes mástiles.


Una sinfonía armoniosa susurraba el viento por entre las hojas de la floresta a la vez que un ameno coro de aves entonaba bellos arpegios. El aroma fragante de las flores se mezclaba con el olor de la tierra húmeda. Y sentí que la vida de aquella naturaleza era mi vida: me sentía árbol, aire y sol.


Miré a todas partes como quien se mira a sí mismo. Vi a la hormiga salir de entre la menuda hierba y me sentí hormiga, perdiéndome por los resquicios de la tierra. Volé de flor en flor con el zumbido de los insectos. Me remonté por todas partes en el vuelo de las aves. Fui piedra, fui raíz, ramaje y aire; y me convertí en viento que llega a las nubes. De súbito me encontré ante la faz del cielo deseando descifrar el Infinito.


Me di cuenta entonces que por un instante había olvidado mi existencia, mi realidad material, para penetrar en la esencia de la Naturaleza: ¡EL NOUS!


En palabras sutiles como el viento, el bosque habló conmigo, en palabras descifrables tan solo en un lenguaje sublime que jamás se ha escrito; y me dijo tantas cosas que ni las recuerdo porque en la abstracción de ese instante no pensaba... me había olvidado de qué y quién era, porque en ese momento yo era todo y estaba en todo. Por eso siempre voy al bosque, porque el bosque habla conmigo.

 

 

Nous


  El Nous consiste en la visión intelectual de la verdad de los primeros principios, primeros principios como los llamados axiomas de la matemática o primeros principios de los temas habituales de la filosofía. No se trata de un conocimiento discursivo sino intuitivo y se puede expresar también como el conocimiento intelectual e inmediato de las esencias de las cosas.
 


Por Maximiliano Velásquez T., F.R.C.
Revista El Rosacruz A.M.O.R.C. 
Marzo de 1962


Publicado por cutronio @ 20:28  | Varios
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios