Mi?rcoles, 11 de enero de 2012

Haga una pausa y seleccione su color favorito. Los que han estudiado la materia dicen que si es el rojo, su vida está dirigida al exterior. Usted es veloz para juzgar a la gente y optimista de nacimiento.


Si elige el amarillo, le gusta la novedad, tiene imaginación y estímulos nerviosos, y busca una propia ejecución. Tiene inclinación a una mente alta y encuentra la compañía necesaria para su mentalidad.


El azul es el color de la introspección. Si lo prefiere, es usted conservativo y acepta sus obligaciones. Es un amigo leal e igualmente será un trabajador consciente.


Si prefiere el anaranjado, es usted sociable por naturaleza, con una lengua rápida y una sonrisa fácil. Actuará bien en una profesión que exija contacto con el público.


El verde es el color del equilibrio mental. Es el más favorecido por los hombres de negocios norteamericanos y por las mujeres aficionadas a las tertulias.


Si le agrada el púrpura, es probable que sea una elección adquirida; los que prefieren el marrón son usualmente trabajadores conscientes, astutos, afectos al dinero y obstinados; el gris es color preferido por la gente madura, porque simboliza para ellos la vida en un nivel sereno. El negro es sofisticado, un color que oculta la verdadera personalidad, y quien lo usa, por lo general, asume modales corteses y convenientes.

 

 

La réplica al color no es limitada. Las amas de casa a quienes se les pidió probar café envasado en tarros de colores diferentes, estuvieron de acuerdo en que era más delicioso el contenido en envases alegremente coloreados. En realidad, la misma clase y calidad de café estaba en los diferentes envases.


En experimentos llevados a cabo con pastelillos coloreados, la gente se sirvió los de colores blanco, amarillo o rosado y rehusó los azules, verdes o negros. Otro experimento demostró que la comida de calidad presentada en un color desusado (carne verde, por ejemplo) no era aceptada o se dijo que carecía de sabor.


Las luces de colores afectan nuestro sentido del tiempo: bajo luces rojas, el tiempo se sobre estima; bajo el verde se sub estima. Estudiantes universitarios reaccionan más rápidamente bajo la luz roja que bajo la verde. La luz muy brillante parece agilizar la función muscular, pero impide la actividad mental.


Los médicos pueden decirnos mucho del color de la piel de un paciente: el bronceado se presenta en muchos casos de diabetes; los que padecen de pelagra adquieren un intenso matiz rojo; el color cereza claro se presenta en los envenenados por monóxido de carbono; parches blancos son típicos del antiguo azote de la lepra.


En los mentalmente perturbados, el color influye en la presión de la sangre y, por esto, afecta al paciente. No es tanto qué color lo que es importante, sino el color que el paciente quiere. Las películas en colores tienen buen efecto en los enfermos.


Muchas personas perciben asociaciones en color. Esta habilidad, llamada sinestesia, es aparentemente innata. Algunos ven el color en sonidos. Un joven, se dice, frecuentemente pedía a su hermana que tocara al piano esa canción "púrpura". Otras personas asocian el color con los olores, aquellos olores, con los que se deleitan y aquellos que producen desagrado. Aun están aquellos que ven los colores en números o vocales.


Un individuo puede imaginar que su color es preferencia personal porque la gente ve similitudes a este respecto. En la infancia, el orden de preferencia es, generalmente, rojo, azul, verde, violeta, anaranjado y amarillo. En la madurez, el hombre tiende a mantener este orden aunque pone primero el azul y seguidamente el rojo. Como una regla general, las mujeres hacen este mismo cambio y, en adición, cambian su aversión de la infancia al amarillo colocándolo penúltimo, y, al final, el anaranjado. A medida que aumentan los años, la gente prefiere el azul, porque como el ojo empieza a filtrar los rayos azules se hace más difícil ver este color y, por esto, es uno de los favorecidos.

 

Por Marcelle Schoeneman, F.R.C.
Revista El Rosacruz A.M.O.R.C. 


Publicado por cutronio @ 18:58  | Simbolismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios