Domingo, 16 de octubre de 2011


Para poder obtener una idea clara de Sir Francis Bacon y sus obras, debemos ser introducidos al escenario en el cual él apareció. Bacon es una de las grandes figuras de la transición que se encontró entre el final de la época Isabelina y el Siglo XVII. La Era Isabelina fue un período de gran inspiración en los campos de la literatura y la política. Fue una época de cambios, de tolerancia religiosa comparativa, de rebeldía social, aventura y sueños.


El Siglo XVII fue completamente diferente. El carácter humano se estaba tornando más curioso y consciente de sí mismo. La literatura de ese siglo fue esencialmente no dramática. Esto dio como resultado dos fuerzas, aquella de la afirmación de los derechos del individuo, y la insistencia sobre la importancia del orden, refrenamiento y adherencia a los estándares.


Debido a estas fuerzas, la literatura cambió grandemente y de acuerdo con Robert Lovett y William Vaughn Moody, "La Época de Isabel estuvo llena de entusiasmo y confianza en este mundo y el próximo. El comienzo del Siglo XVII estuvo obscurecido por sombras y presagios, melancolía y depresión.


Sir Francis Bacon nació en 1561, hijo de Sir Nicholas Bacon, Lord Protector del Sello y de Ann Cook, cuñada de Lord Burghley, el mas grande estadista de la Reina. Habiendo nacido en el seno de la aristocracia, el joven Bacon fue naturalmente atraído hacia la corte real.

 

Ann Cook y Sir Nicholas Bacon, padres de Francis.

 

Llegó a ser uno de los favoritos de la Reina Isabel I y fue llamado por ella "mi pequeño Señor Protector". A la edad de 12 años, el joven Bacon asistió a la Universidad de Cambridge. Sin embargo, después de dos años tuvo que dejarla como resultado de un violento desacuerdo con el sistema educativo prevaleciente. Para poder continuar su educación, acompañó al embajador inglés a Francia y allí se ocupó en los estudios prácticos de estadística y diplomacia.


Al cabo de dos años fue llamado de regreso a Londres debido a la muerte de su padre.
Siendo tan adepto a las leyes, fue admitido al foro en 1582. William Long escribe acerca de Francis Bacon: “Como abogado tuvo éxito inmediato; su conocimiento y su poder para alegar se hicieron ampliamente conocidos..."


Bacon fue un político de nacimiento. Cambiando de las leyes a la política, se elevó meteóricamente en el poder. Fue hecho Caballero en el año 1603 y se convirtió en Procurador General en 1607, Fiscal General en 1613, Consejero Privado en 1616, Lord Protector en 1617, Lord Canciller en 1618, Barón Verulam en 1618 y Visconde de St. Albans en 1621.

 


Bacon, como la mayoría de los políticos de esa época, fue enredado en la tormenta parlamentaria que estalló sobre el corrompido gobierno de James I, sucesor de la Reina Isabel. Siendo consejero principal del Rey, fue convicto de haber aceptado sobornos. Privado de su cargo fue multado con la increíble suma de 40,000 Libras y se le sacó para siempre de cargos públicos. Aunque mucha de la sentencia fue mitigada, terminó su carrera política.


Uno podría hacerse a la idea que Bacon fue simplemente un político que tenía afición por escribir. Sin embargo, esto no es verdad, como lo indica William Long: "Haciendo a un lado la opinión de otros y basándonos solamente en los hechos de la vida de Bacon, encontramos por un lado al político y por el otro al literato y al científico con una devoción impresionante por la verdad en su justo valor..."


Después de su retiro de la política su interés giró hacia las ciencias. Los años restantes de su vida los dedicó a estudios filosóficos y científicos. Sir Francis Bacon fue un escritor prolífico que expuso una amplia variedad de materias. Su trabajo puede dividirse en tres secciones principales: filosófica, informativa e imaginativa. Cada sección será tratada por separado para preservar las características de cada una.

 

 

“Instauratio Magna”

El trabajo más ambicioso y ampliamente conocido de Bacon, es su "Instauratio Magna", o enciclopedia de todo conocimiento. Aunque nunca fue completada, la Instauratio Magna fue creada para ser educación en sí misma, para ser usada un lugar del sistema educativo que entonces se encontraba en uso. Este trabajo está dividido en seis partes:


La primera sección -Partitiones Scientiarum- fue escrita para ser la clasificación y sumario de todo el conocimiento humano. De acuerdo con este trabajo, la filosofía y toda la especulación deben arrojarse y las ciencias naturales establecerse como la base de toda educación.

 

 

La segunda sección es el Novum Organum, uno de sus trabajos más importantes. En el Novum Organum Bacon arguye para el uso de la razón y el experimento en lugar de la exclusiva y antigua lógica aristotélica.


La tercera sección es la Historia Naturalis et Experimentalis Ad Condendam Philosophiam, el estudio de todos los fenómenos de la naturaleza. La condición imaginativa de este trabajo es obvia. William Long escribe: "Abunda en explicaciones antojadizas más dignas de la mente poética que de la científica. La Naturaleza es vista como llena de deseos e instintos; el aire 'sediento' de luz y fragancia; cuerpos que se alzan o se hunden porque tienen un 'apetito' de altura o profundidad..."

 

 

La cuarta sección es la Scala Intellectus, la aplicación racional del Novum Organum a todos los problemas. De nuevo en las palabras de Long: "Por ello la mente debía ascender paso a paso de hechos en particular e instancias a leyes generales y principios abstractos..."


El quinto trabajo es Prodromi. Esta sección de la Instauratio Magna es una lista de descubrimientos que el hombre hará cuando haya aplicado los métodos de estudio y experimentación de Bacon.


El sexto y último segmento es la Philosophia Secunda. Aunque nunca fue completado, este trabajo iba a ser un récord de resultados prácticos de la nueva filosofía cuando las épocas sucesivas deberían haberlo aplicado.

 

 

Ensayos

Los Ensayos de Bacon son sus trabajos más ampliamente conocidos. Los primeros diez ensayos publicados en 1597 eran breves observaciones de notas de su cuaderno. Estas fueron de inmediato éxito, pero no fueron ampliadas y vueltas a publicar, sino hasta quince años más tarde. En 1612, Bacon publicó una segunda edición de treinta y ocho ensayos, y en 1625, publicó de nuevo los Ensayos en su forma presente.


Bacon contribuyó con una nueva forma de prosa inglesa en los Ensayos. Richard Jones declara: "En su propio tiempo, sus ensayos aunque no los más grandes, fueron los más populares de sus trabajos y así han continuado y continuarán siéndolo, ya que al estar interesado en el Hombre en vez de en la naturaleza ellos tocan muchos temas comunes a toda la humanidad..." Y de acuerdo con Lovett y Moody: "Aun en su estado final los Ensayos son variables y sugestivos, más que coherentes y exhaustivos. Ellos tratan con muchos temas de conducta pública y privada de la naturaleza y valor de las pasiones y relaciones humanas. De este modo puede verse que él abrió un campo enteramente nuevo en la escritura, el de la naturaleza y actividades humanas.¨


El tercer grupo de los trabajos en prosa de Bacon consiste principalmente en sus trabajos de ficción, los bien conocidos Nueva Atlantis y otro llamado De Sapientia Veterum. Nueva Atlantis es una clase de novela científica que describe otra utopía tal como era vista por Bacon. Los habitantes de Atlántida han suprimido la filosofía y han aplicado el razonamiento inductivo de Bacon en la investigación de la naturaleza.

 

 

Dentro de este trabajo Bacon predijo muchos de los descubrimientos hechos mas tarde.
Uno de sus últimos escritos, un esquema de gobierno ideal más allá del mar, ha retenido la imaginación de innumerables gentes debido a sus ideales. Es aparente que Bacon era un visionario.


En suma, Bacon, el hombre, fue realmente una rara personalidad; en todo y por todo un filósofo místico, un político, abogado a cargo de muchos puestos reales de influencia a los cuales les rindió un excelente servicio. Es evidente que tuvo mucho que ver en el amoldamiento de nuevos conceptos y nuevas ideas en varias áreas del pensamiento.


Usando los campos de la literatura, ciencias, leyes, filosofía y otros caminos y medios para alcanzar la mente del hombre, introdujo de nuevo la belleza de la sabiduría través del conocimiento de los tres aspectos de la mente, en sus muchas interpretaciones sobre la verdad. Habiendo sido un gran estadista místico de la época, sirvió bien a la humanidad.

 

Por Virginia F. Ezell
Revista El Rosacruz A.M.O.R.C.

Enlace de interés:
Luminarium/Bacon


Publicado por cutronio @ 18:43  | Personajes
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

hola quieria decir q estuvo m,uy  vien bien es decir q me ayudo a mi terea grax

Publicado por Invitado
Martes, 02 de octubre de 2012 | 16:45

Me alegro mucho por que te haya sido de provecho el artículo y por tu visita. En verdad es muy interesante la vida de Francis Bacon.

Publicado por cutronio
Jueves, 15 de noviembre de 2012 | 23:21