Mi?rcoles, 21 de septiembre de 2011

 

El lenguaje científico de las civilizaciones antiguas fue su mitología

y todos los "hechos" eran estructurados con formas antropomórficas. Así: 




Mito: El dios romano Vulcano sorprende a Venus, su esposa infiel, en una cita amorosa con Marte y los captura con una red.


Hecho: Vulcano (poseedor de muchos de los atributos de su contraparte griego, Cronos), siendo el dios del Tiempo captura con una red a los planetas Marte y Venus que se encontraban en conjunción, red constituida por un grupo de estrellas llamado Híades, localizado en la constelación de Tauro, el Toro.

 


Mito: Faetón, hijo de Helios, el dios Sol, toma prestado el carro solar de su padre para dar un paseo; pierde el control de los briosos corceles, los que se desvían demasiado hacia la Tierra amenazando con abrasar al universo. En el momento crítico, Zeus (el rey de los dioses), derriba a Faetón, salvando así al universo y permitiendo que el carro del Sol regrese a una trayectoria normal y segura a través del cielo.


Hecho: La caída de Faetón marcó el fin de la Época de Oro de los dioses griegos, es decir, la gran época en la historia del universo cuando la Vía Láctea (que une a Géminis con Sagitario) coincidió con los equinoccios del Sol: Equinoccio Vernal en Géminis, Equinoccio de Otoño en Sagitario, aproximadamente en los años 6,000-4,000 a. de C.

 


Mito: Zeus, disgustado por el platillo caníbal que le sirvió Likaon, golpea la mesa con ira.


Hecho: Zeus, golpeando sobre la mesa, finalizó la siguiente Era Cósmica (la Edad de Plata) cuando Tauro y Escorpión habían remplazado a Géminis y a Sagitario como constelaciones regentes de los equinoccios. La mesa es una metáfora del mundo tal como lo entendían los antiguos, un mundo que incluía no sólo a nuestra Tierra, sino a todo el espacio que se extendía hasta las constelaciones zodiacales, así como también a los planetas que parecían moverse en ese espacio. La parte superior de la mesa, (la mítica Tierra "plana", equivalente a este extenso mundo) es el reino de los seres vivientes, incluyendo a los dioses (el Sol, la Luna y cinco planetas visibles) y a la humanidad. Las patas de la mesa representan los cuatro puntos cardinales de la Tierra (norte, sur, este y oeste) y las cuatro posiciones solares que marcan los límites de este Mundo metafórico son los equinoccios de primavera y de otoño, y los solsticios de verano y de invierno.


Usando un lenguaje mitológico y metafórico, los expertos sacerdotes eximieron a sus sociedades de cumplir sus dos responsabilidades principales: 1) la de actuar como memoria y educadores de la sociedad, y 2) la de transmitir el conocimiento de la ciencia y la astronomía, para apoyar su creencia de que este saber tenía carácter sagrado. De este modo, ocultaron sus verdades científicas en fábulas que se enseñaban fácilmente a los jóvenes en las sociedades esencialmente analfabetas.

 

De Revista El Rosacruz 


Publicado por cutronio @ 16:50  | Filosof?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios